Archive for 22 mayo 2009

paseo

22 mayo 2009

Ahora que empezaba a querer cada minuto de la soledad, a saborear el café como siempre pensé que hacían los mayores, a sentirme capacitado para distinguir cada flor por su olor.

Cuando aprendes a ponerte al Sol porque sabes que es lo que te calienta la piel, escuchas cada canción en el momento adecuado y buscas esas cosas que te diferencien siempre de los demás, con miedo a caer en la masa. Sigues sacando fotos en tu cabeza, sin cámara, porque “eso casi nunca se lleva en el momento importante”, defines los marcos y disfrutas los paseos mientras estes se consumen y el Sol se va, y te deleitas cuando se funden los colores: azules, naranjas y amarillos se juntan con los matices del mar y la arena. Esos paseos, un pie tras otro sobre la madera tratada, la sensación de que ya no eres un crío pero sigues sin saber nada en concreto, todo se mezcla, la marea sube y baja, siguiendo su curso. Recuerdo cuando era pequeño y te preguntaba “¿para que sirven los paseos?” siempre me contestabas que era para pensar, y yo no lo entendía, “que aburrido” te decía.

Ahora todo sigue igual, ya he pasado la etapa en la que pensaba que podía distinguir el bien y el mal con claridad y ahora todo se vuelve a mezclar, nunca soy mayor, y nunca podré volver a ser pequeño del todo. Ahora ya no grabo en super8, hace tiempo que no veo a Cleopatra Jones, Pero sigo paseando.

Suena:  Elphomega- Dolorama

Anuncios

Puro teatro

12 mayo 2009

Hace tiempo que no lo sentía, llegar medio a las prisas pensando que la función habría empezado ya, quedarme fuera, abrir la caja de Pandora y perderme ese sentimiento que te empapa. Entrar en el teatro después de tanto tiempo es una revelación, algo que crees que sabes como va a ser pero que siempre te supera. Es sobrecogedor presenciar como un escenario, un telón negro y simples focos son capaces de transmitir tantas cosas sin decirnos nada. Y nosotros recién llegados estamos ahí sentados, intentando pelearnos con nuestro abrigo para sacárnoslo sin hacer ruido y sudando por el bochorno de la primavera, colocando los pies en la butaca, arrugando la entrada en la mano y disfrutando de esos cinco minutos previos a la obra, donde saboreamos y se nos recuerda, que venir al teatro es algo más.Hace tiempo que no lo sentía, llegar medio a las prisas pensando que la función habría empezado ya, quedarme fuera, abrir la caja de Pandora y perderme ese sentimiento que te empapa. Entrar en el teatro después de tanto tiempo es una revelación, algo que crees que sabes como va a ser pero que siempre te supera. Es sobrecogedor presenciar como un escenario, un telón negro y simples focos son capaces de transmitir tantas cosas sin decirnos nada. Y nosotros recién llegados estamos ahí sentados, intentando pelearnos con nuestro abrigo para sacárnoslo sin hacer ruido y sudando por el bochorno de la primavera, colocando los pies en la butaca, arrugando la entrada en la mano y disfrutando de esos cinco minutos previos a la obra, donde saboreamos y se nos recuerda, que venir al teatro es algo más.

alea iacta est

7 mayo 2009

Son innumerables las obras que nos recuerdan día a día que en las pequeñas cosas está la magia, la chispa necesaria para que la vida salga de su imparable rutina. Eso que nos hace ver que hechos aparentemente insignificantes te sigan gustando sin saber la razón, pero que a la vez sientes que es tuya, y no sólo eso, si no que te define como persona. Pueden ser momentos a lo largo del día como tomarte un café en el sitio de siempre y saborear la mezcla caliente mientras ves como llueve en la calle, leer el periódico por la mañana o que el sol te dé directamente en los brazos al salir de casa, pequeños espacios de tiempo donde realmente estamos a gusto con nosotros mismos y no nos cambiaríamos por nadie.

Quizás también suceda esto porque no pensamos más allá del momento en sí, esa es la idea, en eses periodos de tiempo nuestro gozo personal está muy por encima de cualquier otra cosa, y eso, desde mi punto de vista es un acercamiento a la autorrealización. ¿Imposible de mantener a largo plazo? Quizás… Lo que nadie alcanza a saber es como ciertas cosas, de apariencia inofensiva y aleatoria, llegan a cambiarnos la vida. ¿Quién las pone ahí? ¿Por qué a mí? Y lo más gracioso surge cuando con el paso del tiempo nos hacemos la pregunta contraría…¿Qué pasaría si yo no llegase a ir….? ¿y si no estuviese allí….? Todas esas preguntas que esperamos una respuesta para que algo o alguien nos diga si hemos jugado bien nuestras cartas en el tapete de la vida. Ya nunca lo sabremos…

Suena: Wilco – On and on and on

Día del trabajador, por un NO trabajador.

1 mayo 2009

Subieron las notas de febrero, llegaron las notas del intercambio, llegó el recibo del título, llegó la hora de licenciarme, apareció el día del trabajador, y yo sin trabajo. Candela y José en O Festival do Norte, Rubén y Óscar en otro festival en Murcia, Cristina en Aveiro tomando el Sol, Nestor aprovechando la ampliación de la temporada de nieve y yo, la única figura viva y por las calles de Ferrol haciendo de nada. Y no me refiero a figura dentro del grupo de amigos, si no literal, la única persona que había por las tristes aceras. Había tan poca gente que podría cruzar calles y carreteras sin mirar a los lados. Lo único que desde el bus he visto ha sido un pequeño homenaje a Pablo Iglesias en su estatua cerca del Cantón de Molins, allí había un puñado de obreros melancólicos; la mitad de ellos se preguntaban sobre su pasado, el sentido de estar unidos, la crisis, los sindicatos y el sentimiento de pertenencia a un grupo. La otra mitad portaba un simbólico ramo preguntándose cuando llegaría la hora de irse de vinos.

La crisis ha llegado, perdonen que les diga, por barrios. El barrio de los no cualificados, el de los obreros mayores, el barrio de los de la construcción y el barrio de los licenciados sin experiencia. Lástima que este último sea el de uno que desde aquí se expresa. Los bares de siempre siguen llenos, los restaurantes también, puentes y festivos con calles desiertas, fines de semana en la playa, festivales llenos de gente… Si yo le hago casi siempre a la tele y por eso me creo esto “Si es que hay crisis, pero la gente ahorra dinero para evadirse, porque es lo último que les queda….”. Ya, claro, y todos los jóvenes conducimos drogados, borrachos y le pegamos a nuestras mades, y las cosas de antes son mejores que las de ahora, todas. Yo lo veo así: La crisis real, la gran oportunidad, la crisis obstáculo y lo de siempre.

La real la sufren los de la construcción, los no cualificados y los que sufren las consecuencias de los de la gran oportunidad.

La gran oportunidad la gozan los que tienen empresas mediocres y se unen a la crisis con despidos masivos para chupar subvenciones y continuar así con su mediocridad intentando competir con costes bajos, ahorrando y robando en lugar de competir aumentando la innovación o la calidad del producto. Despido a cien, estoy en crisis.

La obstáculo la sufrimos los que tenemos ganas, pero no podemos empezar porque “has terminado la carrera en mal momento”. Irse al extranjero, ya no es la solución, estamos todos igual.

Lo de siempre, tener un gobierno, un sindicato o un blog donde crees que lo sabes todo, opinar sin tener ni idea (porque al fin y al cabo es gratis), dar nombres propios (aquí Krugman gana a todos), o decir que simplemente esto ya pasó, son ciclos, vaticinar finales, pronosticar cifras del Ibex para final de año, inflar el número de parados o dar la solución final y definitiva anunciada en la TV: Gasto público y protección ciudadana. Por favor, no hace falta Krugman para esto, si congelaron a Walt Disney…¿Por qué cojones no se les ha ocurrido hacer lo mismo con J.Maynard Keynes?